El contenido de una página web puede ser predeterminado (página web estática) o generado al momento de visualizarla, o solicitarla a un servidor web (página web dinámica).

En el caso de las páginas estáticas, al acceder el usuario, el servidor descarga simplemente un simple fichero con un contenido codificado en HTML que se visualiza a continuación en su navegador. Un proceso muy similar a la descarga de cualquier fichero, por ejemplo un documento PDF.

El principal problema de estas páginas es que no permiten la interacción con el usuario, equivalente a una colección de documentos invariables, como un libro, en la web.

Las páginas dinámicas que se generan al momento de la visualización. No son un simple documento HTML, sino que se están creadas en algún lenguaje interpretado. El ejemplo más popular es PHP, el lenguaje en el que están programadas aplicaciones muy populares como WordPress o MediaWiki, el software en el que está implementado la propia Wikipedia.

Aquí la web interactúa con el usuario y es necesario que componga las páginas web de manera dinámica. Por ejemplo: cuando un usuario busca determinados productos, la aplicación realiza una consulta a su base de datos, obtiene los resultados y compone con ellos "sobre la marcha" el HTML que corresponde a la lista de los productos. Una vez compuesto dinámicamente el HTML de la página entera, se devuelve al navegador exactamente igual que si hubiese sido una página HTML estática.

Añadir nuevo comentario